24.11.2016

Descifrar... ¡el español!

Como el latín une al español y al alemán
ruina romana en Djemila, Argelia, 1972
el origen de la imagen: ruina romana en Djemila, Argelia, 1972 - Michel-Georges Bernard

Hola mis estimad@s acróbat@s linguístic@s,

Este artículo se los dedico a tod@s l@s nerds de allá afuera. Pues creo que el tema de hoy es algo arduo. Pero primero, quiero contarles un poquito sobre la procedencia del... español. Sí, el español, peeero con un vínculo a Europa y a mi país. Entonces déjenme retroceder un poco, ¡y, ya verán!

En estos días estoy haciendo un servicio social en una primaria. A mí me gustó mucho conocer una escuela en un área más rural que el de mi universidad. Pues mi mejor amiga en Alemania me ofreció solicitar un espacio en una primaria de su barrio y la posibilidad de vivir con ella por tres semanas. Dicho y hecho, y ahora, estoy en su sofa escribiendo estas lineas.
Por mi estancia acá comparto un poquito más de su vida diaria que antes y como ella está haciendo sus prácticas profesionales para llegar a ser una maestra de secundaria y preparatoria, a veces estamos en la mesa
juntas preparando clases o estamos estudiando. Sus materias son la filosofía y el latín. Naturalmente hablamos sobre las clases, las ideas para nuestr@s alumn@s e intercambiamos opiniones.
Recordé, la sorpresa de una buena amiga mexicana, cuando hablamos una vez por teléfono y le dije que yo aprendí latín por cinco años en la escuela y que mi conocimiento desvaído todavía me ayuda a aprender español. Me contó que al contrario en México no es común en absoluto que aprendan latín y platicamos sobre las diferencias y similitudes de las lenguas.
En este punto quiero mencionar que tomar clases de latín es muy normal en Alemania. Después de terminar la primaria los niños asisten a un tipo de secundaria (les explicaré el sistema educatico otro día) y en uno o en otro sistema hay la oportunidad de tomar clases de latín. A veces, se empieza en la quinta clase, en otro más tarde. En mi escuela pudimos elegir entre el francés y el latín para la séptima clase y yo decidí tomar el latín.

Tradicionalmente aprendimos distintas lenguas en la escuela. Me imagino, que es por el tamaño escaso de Europa, pues el continente incluye muchos países con diferentes culturas y lenguas, además que las distancias son tan cortas que no es extraordinario que escuchemos otra lengua. Además ser capaz de comunicarse en otros idiomas hoy, puede ser una ventaja económica, en especial cuando un país no tiene muchas o ningunas materias genéricas como por ejemplo: Los Países Bajos que son conocidos por su muy buen conocimiento de varias lenguas. Otra razón se refiere a la historia de la educación, filosofía y de la escuela.
Y hasta hoy en día todavía es considerado como culto, aprender muchas lenguas y en especial el latín. El concepto de educación en Alemania no dice que solo aprendemos una lengua para un trabajo futuro sino también para uno mismo, para desarrollar la personalidad y para entender mejor el mundo - en especial en los tiempos de la globalización - y llegar a ser un miembro activo y crítico de la sociedad.

A uno se le abre fácilmente la utilidad de aprender lenguas como: inglés, francés o español, pero creo que el latín es algo más complejo, porque es una lengua muerta. Esto significa que ya no hay ningún pueblo vivo que hable este idioma o que lo aprenda como lengua materna. Ahora la lengua solamente existe sobre el papel. Otra lengua muerta es el griego antiguo que también está brindado en algunas escuelas de Alemania.
Por esta circunstancia l@s alumn@s no aprenden el latín como una lengua viva que incluiría hablarla, escucharla, escribirla y leerla, sino que esta enfocado al análisis y la traducción de textos. Comienzan con textos simples y modernos, y después de unos años de aprendizaje siguen con los textos transmitidos de la época del Imperio Romano.

Aparte de la buena reputación social, el latín también tiene una función en el sistema educativo en Alemania, porque un certificado de latín (se lo logra después de cinco años de estudiarlo) todavía es un requisito de acceso para algunas carreras universitarias como – y esto también depende de la universidad - la filología alemana, filología clásica, filología inglesa, teología, historia, filosofía, historia del arte y algunas otras más.

Además quien domina el latín tiene un muy buena base para aprender otras lenguas. Por un lado sirve para aprender los idiomas romanos como: el español, italiano, portugués, rumano etc., porque derivan del latín, sino que también por otro lado para otras lenguas, pues se logra una comprensión general del funcionamiento de un idioma.
También podría aducir que aprender latín no funciona como aprender una lengua viva, porque no hay ninguna ocasión para practicarlo en la vida diaria como es posible con el inglés. Pero sí, efectivamente el latín tiene una gramatica complicada y por eso es necesario que se aprenda el vocabulario de memoria, que se estudie la gramatica y que se entienda las estructuras para llegar a ser capaz de descifrar y traducir las oraciones.
Pero aquí las ventajas que se le atribuyen al conocimiento del latín no acaban, pues la jerga médica también deriva de esta lengua y también algunos tecnicismos de muchas otras profesiones.
Entonces la lengua muerta del latín realmente está muy viva en la cultura culta de Alemania.

Lo interesante es que lo aprendamos - una raíz del español - mientras no nos importan las lenguas precursoras del alemán. Solo en los estudios académicos del alemán probablemente se están confrontado con estas.
Pero por esta circunstancia quiero mostrarles algunas similitudes entre el muy bonito español y el latín que por cierto también puede ser un conector entre las lenguas romanas (como el español) y el alemán. Entonces... de alguna manera es un idilio linguístico; un triángulo amoroso...

Empiezo con una de las partes gramaticales más obvias - los casos. El caso es una categoría gramatical de la flexión de una clase de palabra. Este término nombra el cambio de una palabra para expresar una función en la oración.
Ustedes por ejemplo conocen la flexión para los verbos que se llama "conjugación". Miren la palabra escuchar. La raíz es escuch y -ar marca el infinitivo. Para expresar a la persona cambiamos la terminación: escucho, escuchas, escucha, etc. El verbo cambia su forma.
Otra flexión respecta a los sustantivos que declinamos. En el español cambiamos la terminación para marcar la cantidad de una cosa - una silla, dos sillas. Esto nos muestra que el español es una lengua sintética que significa que expresa algunas de sus funciones gramaticales por la flexión. El francés en la forma hablada por ejemplo casi perdió toda su flexión con el paso del tiempo.
Otra opción de expresar estas funciones son palabras independientes. El español también lo hace con sus preposiciones:
Es el gato de Pedro.
En el alemán estándar usamos la flexión para expresar esta relación de posesión:
Es ist Pedros Katze.
Aunque ya es común en el alemán informal poner una preposición:
Es ist die Katze von Pedro.
A pesar de esto el alemán todavía usa más flexión que el español, como en los cuatro casos que tenemos.
Al contrario de las lenguas sintéticas, el inglés es una lengua analítica, porque expresa estas funciones por estas otras palabras independientes:
He is a friend of mine.
Él es un amigo mío.

Ahora pueden imaginarse que el español no aprovecha las oportunidades de la flexión al máximo. Al contrario el latín está lleno de estas formas. Lo que me hizo darme cuenta, al estar estudiando el español, encontrara algunas de las huellas que dejó el latín. Pues uno de los casos del latín se llama ablativo. En el alemán no existe y por la falta de un equivalente alemán, no podemos traducir sus formas literalmente. Para verter el sentido usamos el dativo (otro caso que existe en el latín y en el alemán) con una preposición.
En el latín también hay algunas formas del ablativo cuyas terminaciones son iguales con el dativo. En estos casos me parece más o menos lógico que en el alemán también correspondan con el dativo (aunque l@s expert@s tal vez no estarían de acuerdo, jaja). Para que lo tengan presente, les doy dos ejemplos que son construidos por mi amiga y experta personal del latín. La negrilla marca el ablativo y su traducción:

Corneliam nocte delectare debemus.
Debemos deleitarle a Cornelia por la noche.
Wir müssen Cornelia in der Nacht erfreuen.

Corneliam dono delectare debemus.
Debemos deleitarle a Cornelia con un regalo.
Wir müssen Cornelia mit einem Geschenk erfreuen.

En estos casos es como en el alemán, el español necesita una preposición para completar las oraciones y esto me ayuda a entender mejor una parte de la gramatica española: los pronombres directos e indirectos. Yo aprendí por mis maestras de español que hay algunos verbos que piden un objeto indirecto y que estos siempre tienen un pronombre indirecto antes del verbo. En este punto l@s maestr@s en Alemania agregan una información que sirve para ponerlo en relación con la gramatica alemana: El objeto/pronombre indirecto corresponde con el dativo (y el objeto/pronombre directo corresponde con el acusativo) en alemán. La relación es similar. Cuando usan un pronombre indirecto en español, lo traducimos con el dativo:

Le dije que era una buena idea.
Ich sagte ihm/ihr, dass es eine gute Idee war.
pronombre indirecto = pronombre de dativo

Pero lo que normalmente falta en la explicación alemana es que a veces no es suficiente usar el dativo. Al principio la forma con "le" del siguiente ejemplo me costaba:

Siempre le hablo del futuro.

Pero también me lleva al punto donde entendí esta similitud:

Ich spreche immer mit ihm/ihr über die Zukunft.
Yo hablo con él/ella del futuro.

La forma con el pronombre indirecto se traduce con un dativo y una preposición como es con el ablativo en latín. Y de repente todo tiene sentido:
pronombre indirecto = preposición pronombre de dativo. (...en la mayoría de los casos. Por desgracia no funciona siempre.)
Ahora tiene sentido lo que se dice sobre el latín; aprenderlo sirve para desarrollar una comprensión general de las estructuras linguísticas. De adolescente no me gustaba mucho aprenderlo pero hoy estoy muy agradecida por la oportunidad de estudiarlo por algunos años.

Antes de que ustedes me odien por esta materia difícil, quiero agregar unas similitudes más que - ¡yo juro! - son más fáciles y menos nerd. Pues, respiren profundamente.

Para un alemán o una alemana puede ser raro que el español ponga la información de la persona al final del verbo por la flexión y que normalmente quiten los pronombres personales:

oír: o (raíz) -ír (marca el infinitivo)
(yo) oigo
(tú) oyes
(él / ella / usted) oye
(nosotr@s) oímos
(España: vosotr@s) oís
(ell@s / ustedes) oyen


Cada persona tiene cierta terminación así que el pronombre personal no es necesario. En el alemán estándar tenemos que nombrar los pronombres personales, porque las terminaciones del verbo conjugado pueden ser iguales:

oír = hören: hör (raíz) -en (marca el infinitivo)
ich höre
du hörst
er / sie / es hört
wir hören
ihr hört
sie hören
Sie hören


Aquí ustedes ven que cuatro formas se ven iguales: el infinitivo, de la primera y tercera persona del plural y la forma cortés. También la segunda forma del singular y la del plural son iguales. Por eso, a uno se le abre la necesidad de usar el pronombre personal. Para formar una oración correcta siempre son obligatorios.
Puede ser que algunos estudiantes del español al principio tienden a ponerlos en el español también por este cambio entre las lenguas. Pero quienes ya aprendieron latín (o una lengua moderna romana) no tienen que esforzarse tanto, porque ya conocen este estructura por el latín:
oír = audire: audi (raíz) -re (marca el infinitivo)
audio
audis
audit
audimus
audititis
audiunt


El latín sí tiene pronombres personales pero yo compararía sus usos con el del español.
Por cierto, la marca automovilística "Audi" deriva del verbo audire en la forma del imperativo y significa - ¡Oye!

Para redondear este artículo después de profundizar en la flexión, lo termino con un poquito del léxico, porque muchas palabras en latín y en español todavía se parecen, son similares o aún son iguales.

verbos:
latínEspañol
dicereDecir
amareAmar
incendere Encender
scribereEscribir
ponerePoner

sustantivos:
latínEspañol
lunaLuna
arborÁrbol
manusmano
musica Música
vitavida

Mi primer nombre también es una palabra del latín, Vera - la verdadera.

Teóricamente (teó-rica-mente, jiji... perdón. ;-) ) se podría seguir con otras partes pero en vista del volumen actual de lo escrito, yo debería terminar aquí. También, quiero mencionar que este tema era algo que torturaba mi alma y yo necesitaba sacaralo. Espero que no l@s asustara y que no perdieran las ganas de estudiar alemán u otra lengua. Nunca olviden que cada lengua es la puerta a otra cultura, a otro mundo.

Entonces carpe diem - ¡aprovecha el día! - y para las personas nocturnas carpe noctem - ¡aprovecha la noche!

Saludos cordiales,
Vej

… ¡Muchas gracias a Anaís por corregir mi texto!
hallo
como siempre me encanta todo lo que públicas, eres la mejor Verá =)
que interesante que en Alemania se estudie el latín más que en Latinoamérica es un dato que no sabía y gracias por compartirlo, también gracias por estas pequeñas lecciones de latín que publicaste que la verdad son muy buenas, en lo personal no estoy interesado en el latin, preferiría estudiar alemán que hoy en día de usa bastante pero me alegro que haya gente que siga estudiando el lati ya que sin esa gente el latin moriría en su totalidad como algunas lenguas indígenas de mi país :(
bueno me despido y sigue publicando cosas así de interesantes Verá, te quiero mucho =))
SaulitoOoOoOo 01.12.2016 - 02:06 Uhr
Uiha... das ist mir heute tatsächlich zu viel Spanisch auf einmal! Aber cool, dass Du wieder so einen umfangreichen Artikel hier eingestellt hast! Fleißig fleißig! :)
Möhre 30.11.2016 - 20:29 Uhr








Die Sicherheitsfrage dient dem Schutz vor Spam-Bots.